Respirar es nuestra función más vital y en muchas ocasiones a la que menos importancia damos. En la India, los Yoguis hace miles de años que reconocieron la importancia de la respiración y debido a ello desarrollaron unas técnicas de las que hoy tú te puedes beneficiar para mejorar tu salud. Te explico qué es el Pranayama y cuáles son sus beneficios.

Pranayama ¿qué es?

Pranayama es la ciencia de la respiración en la práctica del yoga y es la cuarta de las 8 ramas del Yoga descritas en los Yoga Sutras de Patanjalí. El Pranayama lo conforman un conjunto de ejercicios y técnicas de respiración cuyo objetivo principal es ralentizar nuestra respiración de forma automática, incrementando de este modo el nivel de oxígeno en nuestro organismo y muy importante también, incrementando la expulsión de desechos metabólicos de dióxido de carbono.

Origen del Pranayama

Pranayama es una palabra que proviene del sánscrito y se compone por prana que significa “la energía vital” y ayama que significa “extensión o expansión”. Por lo tanto la palabra pranayama significa “la extensión o expansión de la energía vital”.

El Pranayama se practica desde hace miles de años. Los grandes Yoguis en las cordilleras de los Himalayas lo consideraban el secreto para mantener la mente en calma y una salud óptima. Hay escritos que mencionan las técnicas de Pranayama ya desde el s XV, uno de los más conocidos es “El Hatha Yoga Pradipika”.

Las etapas del Pranayama

Según la ciencia del Pranayama, nuestro ciclo de respiración debe constar de 4 pasos: la inhalación, exhalación, la retención interna y externa. Para los principiantes en esta práctica el foco debe estar en la inhalación y exhalación pero una vez el practicante es avanzado, el foco se pone en las retenciones. Las retenciones son la verdadera magia de la práctica de Pranayama.

Inhalación o Pooraka

Debe ser profunda, lenta, uniforme y siguiendo los patrones de la respiración yóguica (respiración completa).

Retención de la respiración interna o Antar Kumbhaka

Después de inhalar, pausamos el proceso de la respiración y retenemos el aire en los pulmones. El objetivo principal es conseguir una mejor metabolización del oxígeno. Puede durar desde 3 a 15 segundos para practicantes principiantes a varios minutos para avanzados.

Exhalación o Rechaka

Éste es es el proceso encargado de expulsar el aire y los desechos metabólicos de dióxido de carbono. Durante la exhalación estamos purificando el organismo de impurezas. La exhalación debe ser profunda y durar más que la inhalación (el objetivo para un practicante avanzado es que la exhalación dure el doble de tiempo que la inhalación).

Retención de la respiración externa o Bahir Kumbhaka

Después de exhalar, paramos el proceso de la respiración y retenemos con los pulmones vacíos (sólo para practicantes de Pranayama avanzado).

Tipos de respiración

Existen diferentes tipos de respiración dependiendo la zona corporal que utilizamos para este proceso y que afecta directamente a la profundidad de la respiración.

Respiración Abdominal o Diafragmática

Ésta es la respiración más común aplicada por sí sola. Al inhalar se llena de aire la parte baja de los pulmones y como consecuencia el diafragma desciende y el abdomen se hincha.

Respiración Torácica, Costal o Intercostal

Es la respiración en la cuál la caja torácica se expande y no dejamos pasar aire a la zona abdominal. La capacidad de respiración y la ingesta de oxígeno con esta técnica es menor a la respiración abdominal y con lo cual menos eficiente.

Respiración Clavicular

Se produce cuando llenamos de aire sólo la parte superior de los pulmones y este proceso provoca un movimiento de la clavícula. Debo añadir que éste tipo de respiración es el menos eficiente si lo aplicamos por sí sólo y puede provocar problemas de salud si abusamos de él.

Respiración Yógica o Completa

Es la combinación de la respiración abdominal, torácica y clavicular. Éste es el tipo de respiración que queremos obtener de forma automática con de la práctica continuada de ejercicios de pranayama.

Tipos de Pranayama

Existen varios tipos de Pranayama con diferentes objetivos y beneficios. Aquí os indico los más conocidos cuando te inicias en esta práctica y en los próximos artículos os explicaré en detalles cada uno de estos tipos de Pranayama, en qué consisten y sus beneficios.

Ejercicios de Limpieza – Estimulación

  • Kapalbhati: en sánscrito significa “cráneo limpio o iluminado”. Nos aporta una limpieza intensiva de dióxido de carbono en el organismo, mejora la circulación, la digestión y aporta claridad a la mente.
  • Bhastrika: en sánscrito significa “fuelle”. Nos aporta una dosis intensa de energía y vigoriza el rejuvenecimiento de la mente y cuerpo.

Ejercicios de Equilibrio

  • Nadi Shodana: en sánscrito Nadi significa “canal” y Shodana “limpiar-purificar”. Este ejercicio equilibra el sistema nervioso, sincroniza los dos hemisferios del cerebro, reduce la frecuencia cardíaca y purifica nuestros canales energéticos. Aporta mucha tranquilidad y bienestar.
  • Ujjai: en sánscrito significa “victorioso”. Nos aporta relajación y calma en la mente y las funciones del corazón. Muy bueno en momentos de estrés.

Ejercicios de Relajación – Meditativos

  • Bhrameri: en sánscrito Bhramar significa “abeja” y se le denomina como el pranayama del “sonido de la abeja”. Nos aporta un fortalecimiento del sistema inmune y es muy relajante.
  • Sheetali: en sánscrito Sheet significa “frío” y Sheetal “calma”. Nos aporta una regulación de la temperatura corporal, relajación muscular y mental además de generar un sentimiento de satisfacción.

Beneficios de la práctica de Pranayama

  • Mejora la oxigenación del organismo
  • Mejora la circulación
  • Ayuda en la regeneración y rejuveneciendo de las células del cuerpo
  • Equilibra el sistema nervioso
  • Calma la mente reduciendo la ansiedad
  • Mejora la concentración
  • Estimula el bienestar y la sensación de paz
  • Reducción de la frecuencia cardíaca
  • Mejora la digestión y la absorción de los nutrientes
  • Los pulmones se fortalecen y purifican
  • Ayuda a eliminar las toxinas de la sangre
  • Ayuda a la relajación de los músculos y la mente

 

Advertencia importante: El inicio en la práctica de las técnicas de pranayama y/o ejercicios de respiración deben realizarse bajo la guía de un profesor experto en dichas técnicas y adaptando los ejercicios al ritmo respiratorio más apto para nosotros.

 

También te puede interesar mi publicación: Aprender a respirar para vivir mejor

 

 

Si quieres recibir los artículos del blog en tu email y enterarte de todas nuestras novedades, puedes suscribirte a la Newsletter haciendo click aquí

 

¿Te ha gustado este artículo? Puedes dejar aquí tus comentarios y preguntas. ¡Estamos en contacto!